Aunque las máquinas de café han cambiado mucho al pasar de los años, todas básicamente hacen lo mismo, producir una fina y sabrosa bebida caliente para nosotros  consumir.

Las primeras máquinas de café utilizaron un simple proceso de colocar los granos de café tostados o molidos en una cacerola de agua caliente, cubriéndola con una tapa para que pudiera activarse la infusión.

El objetivo principal del diseño de estas máquinas consistía en atrapar el café molido en el pote y mantenerlo en la olla para que no fuera vertido en la taza.

Las cafeterías que sirven café y otras bebidas, han existido desde hace más de 500 años.

En Francia se descubrió en el 1700, que el café en realidad sabía mejor si el agua no estaba en punto de ebullición.

El biggin, introducido en Francia alrededor de 1780, era una maquina de café de doble cámara.

En la cámara superior se almacena el café en una especie de calcetín de tela sobre el cual se vierte agua y la infusión drena a través de los orificios hacia la cámara inferior y luego se calienta por debajo.

Luego, el biggin evolucionó, con invenciones como la greca o cafetera, el filtro de goteo, la prensa francesa, y otros. Así como las invenciones posteriores, tales como la máquina de café expreso comercial.

El uso de equipos comerciales de café y las máquinas expendedoras de café están ahora siendo muy utilizados y están disponibles para alquilar, arrendar o comprar a través de empresas profesionales en el tema, como Bebidas Express.

También se ofrecen convenios para el mantenimiento de estas máquinas en los establecimientos, con el fin de que las máquinas sigan funcionando a un nivel óptimo.

Lo que permite a la empresa concentrarse en su propio funcionamiento, mientras que proporciona a sus clientes y/o empleados, café de primera calidad y otras bebidas calientes.

Muchas máquinas de café modernas pueden dispensar directamente a la taza, café recién molido o incluso, bebidas preparadas a partir de granos de café instantáneo.

Algunas están equipadas con software de reconocimiento facial para que la máquina dispense una taza de café satisfaciendo los gustos personales individuales.

El tamaño de las máquinas de café también ha variado mucho, e incluye versiones compactas de sobremesa y grandes máquinas de diferentes colores y opciones.

Las máquinas de café siempre han sido una parte importante de la vida de las personas, ahora son parte indispensable dentro de nuestra cultura occidental.

 

Por: Fenton Wayne.

Interpretado por: Michael Velásquez (plotandesign – Agencia-Digital)

Conozca más de nuestros productos en: bebidasexpress.com.co